Definición. la ictericia viene a ser un signo clínico de alguna enfermedad como puede ser una cirrósis hepática un Ca de cabeza de páncreas o bien un Ca de vías biliares o una litiasis de vías biliares o una hepatitis viral, ya sea C o B que se caracteriza por presencia de un color amarillo de la piel, así como de mucosas orales y conjuntivas, como esclerótica de globos oculares.

Esto se debe a una hiperbilirrubinemia es decir, cifras altas de la bilirrubina en sangre. Cuyos valores normales en la sangre son de 0.3 a 1 mg/ dL. Por arriba de 2 a 2.5 mg/ dL ya se considerará una ictericia acumulativa en los tejidos.

La bilirrubina es un  pigmento  biliar  de  un  color  amarillo naranja y la cual resulta de la degradación de los glóbulos rojos en su etapa final de su vida que normalmente es de 120 días y los cuales se originan en la médula ósea a través de células madres y cuya una de la principal función será transportar nutrientes, oxígeno, hormonas a los tejidos y que la principal es la del transporte del oxígeno esto es lo que hace la hemoglobina, además la BILIRRUBINA va a provenir de aquellos glóbulos rojos frágiles que se destruyen una vez que han pasado por el sistema retículo endotelial (células de la médula ósea) y el bazo.  Por lo tanto el contenido celular de la hemoglobina de los glóbulos rojos frágiles y los que complementaron su ciclo de vida ya en la sangre serán  fagocitados (tragados) por los macrófagos  (células del sistema inmunitario como si fueran leucocitos) degradando a la Hb en dos proteínas, la globina y el grupo hemo. La globina es una proteína que se va a degradar en aminoácidos y la cual no tiene nada que ver con la ictericia.

El grupo hemo sufrirá dos reacciones, hay que recordar que este grupo consta de hierro y oxígeno y que por cada molécula de hierro existirían 4 de oxígeno. Por lo tanto una de sus reacciones será de Oxidación (debido al O) produciéndose un pigmento verde llamado Biliverdina.

La otra reacción será de Reducción (reacción quimica ) de la biliverdina  a través de una enzima transformándola en BILIRRUBINA, que por día se da en el cuerpo humano 4 mg por kg de bilirrubina.

Existen dos tipos de bilirrubina la conjugada y la no conjugada es decir la directa y la indirecta.

La bilirrubina no conjugada en la sangre se asocia a una proteína llamada albumina para poder ser transportada hacia el hígado ahí se conjugará con el ac. Glucorónico  formándose la bilirrubina conjugada.

La bilirrubina conjugada se excreta del hígado a través de los conductos biliares y Císticos, como parte de la bilis. Está bilis ya en el intestino grueso las bacterias ahí presentes la desconjugan reduciendo la bilirrubina y la van a convertir en Urobilinógeno donde un 20% es reabsorbido por las células del intestino para volver a sintetizarse en el hígado y llegar nuevamente a la bilis en la vesícula biliar, de esto sólo llega a la vesícula un 5 %. El otro 15% se convierte en Urobilina la cual es excretada por los riñones y es la que le da el color a la orina.

La otra conversión es la Estercobilina y la cual va en un porcentaje de un 80% y la cual ya en el intestino grueso será la responsable de dar coloración a las heces.

Conclusiones: es por eso que cualquier patología antes mencionada como lo es un cáncer de cabeza de páncreas, de vesícula biliar, hepatitis B   o  C  o  fulminante,  cirrosis hepática donde ya no funciona el hepatocito para sintetizar la bilirrubina, ésta aumentará en la sangre y produce un color amarillento en la piel así como en las mucosas y globos oculares. Si llegan a causar la muerte será un cadáver con ictericia.

Tratamiento en el cadáver con ictericia:

Después de revisar el Dx. de muerte iniciaremos con lo que llamamos un lavado celular, a través de una solución fisiológica al 0.9% tratando de desintoxicar el cadáver con esta solución a través del sistema circulatorio con inyección y drenación las veces que sea necesario. Posteriormente utilizar un Índex bajo pero con un predominio de cosmetología terminando el trabajo con una buena presentación cosmética.

novus-ictericia2

Lee este y otros artículos más en NOVUS FUNERARIO.